El doble vidrio aislante (DHV).

Actualmente, en prácticamente todas las grandes obras arquitectónicas el vidrio tiene un papel esencial. Es imposible imaginarnos muchos de los edificios más emblemáticos sin considerar la aplicación que tuvo el cristal en ellos.

Sin embargo, el consumo del vidrio se ha ido haciendo cada vez más exigente. Hoy  en día se exige que cumpla con determinados cánones que brinden un confort térmico, lumínico y acústico.

Una de las principales ventajas del vidrio es que es amigable con el medio ambiente, ya que es fácilmente reciclable. Por otra parte, cuando lo utilizamos en una construcción, permite una total interacción interior-exterior, permitiendo el paso de la luz a través de él, lo que permitirá ganar en iluminación al espacio.

Sin embargo, en esta ocasión no vamos a hablar del vidrio normal. Vamos a pasar a concretar las características del doble vidrio aislante (DHV). Esta tipología de cristal se adapta de la mejor manera a cada proyecto, tanto desde el punto de vista energético como acústico.

Se trata de un vidrio que duplica la aislación térmica y acústica del vidrio simple, gracias al aire deshidratado y encapsulado que contiene entre ambos vidrios. Además, está compuesto de una serie de elementos que garantizan el correcto desempeño a lo largo de su vida útil. Al aire encapsulado que comentamos antes, se le suma un sellador que funciona como barrera de vapor para evitar que entre el vapor de agua al interior del vidrio.

Sin dudas, se trata de una excelente opción para aislar espacios que requieran de una gran iluminación, a la vez que busquen una intimidad tanto acústica como térmica.

Consulta el grupo 2 (Instalaciones) de nuestro catálogo para conocer los productos de los que disponemos para este material.

Por | 2018-02-19T12:23:29+00:00 febrero 7th, 2018|Especial Arquitectos, Noticias|0 Comentarios